¿Qué es una construcción sostenible?

1 junio, 2021
Posted in Novedades
1 junio, 2021 webadmin

La construcción sostenible es uno de los pilares de la sociedad del futuro. ¿Te suena exagerado? Toma un dato: dentro de un año el 60% de las constructoras habrán multiplicado por dos el número de sus proyectos sostenibles (pasando del actual 18% a un notable 37%).

Principios de las construcciones sostenibles

Se acabó equiparar la construcción con algo poco ecológico y perjudicial para el planeta. Existen otros caminos. Las construcciones sostenibles se centran en satisfacer las necesidades del ser humano sin comprometer a las futuras generaciones.

Para conseguir esto, se siguen tres principios básicos:

  • Tener en cuenta el entorno y la orientación del lugar en que se va a construir: en lugar de imponer una idea descontextualizada, se trata de adaptarse a lo que hay alrededor.
  • Optimizar los recursos naturales existentes: muy relacionado con el punto anterior, consiste en colaborar con la naturaleza en lugar de ir en su contra.
  • Respetar los principios ecológicos: es decir, justificar la necesidad de dicha construcción (y ponerla en relación con las necesidades que tendrán las generaciones futuras) y buscar la equidad (una distribución justa de los costes y beneficios sociales que genera dicha construcción).

“El primer mandamiento de la construcción sostenible es: ¿de verdad hace falta construir esto? ¿cómo es un edificio sostenible?

El trabajo por hacer es enorme, ya que los principios anteriores exigen mucho tanto de la arquitectura sostenible como del resto de actores implicados en una construcción de este tipo. Pero si tuviéramos que destacar algunos rasgos imprescindibles de un edificio sostenible, serían los siguientes:

  • Reciclaje: resulta fundamental a la hora de seleccionar los materiales. Azulejos fabricados a partir de botellas de cristal, suelos de impecable parqué realizados con madera reutilizada de otras construcciones, el pavimento del patio hecho con viejas tejas molidas y compactadas… Reutilizar es la norma.
  • Reutilización del agua: es uno de los principales recursos naturales y uno de los que más derrochamos, llegando a la lamentable cifra de 130 litros consumidos cada día por cada habitante. Por eso cuando empezamos de cero, en un nuevo edificio al que llegarán personas que darán inicio a una nueva vida, es esencial planificar un uso sostenible del agua. ¿Cómo? Reutilizando las aguas residuales mediante el debido tratamiento y recogiendo el agua de lluvia.
  • Energía solar: no se agotará hasta dentro de unos 4.500 millones de años (lo que le queda de vida al Sol), así que es una buena inversión confiar en los paneles para conseguir electricidad, calefacción y agua caliente.
  • Luz natural: los pasillos largos y oscuros son parte del pasado. El presente sostenible consiste en construcciones diseñadas y orientadas de tal manera que se aprovecha el máximo posible de luz solar. Esto reduce el consumo de electricidad y de calefacción.
  • Materiales “bajos” en carbono: todos los materiales de una casa deben ser transportados hasta la misma mientras está construyéndose, y algunos de ellos (aunque no todos, como hemos visto antes) deben fabricarse. Tanto el transporte como la fabricación de materiales emite ciertos gases contaminantes a la atmósfera. Las constructoras sostenibles apuestan cada vez más por un transporte ecológico (modelos híbridos o incluso 100% eléctricos) y maneras de atenuar sus emisiones (por ejemplo: usándolas como alimento para una especie de algas que se nutre del dióxido de carbono).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *